Home  >>  Uncategorized  >>  ¿Es correcto aplaudir en la Santa Misa?

¿Es correcto aplaudir en la Santa Misa?

Cuando se aplaude, ¿a quién se aplaude? Si se aplaude a una persona por un discurso, o porque ha hecho sus votos religiosos, o se ha casado, o porque ha cantado muy bien, etc., estamos ante una desnaturalización de la liturgia, que es el culto que se tributa a Dios y no al hombre, aunque sea porque se quiera alabar en el hombre, las “maravillas” de Dios. 

Por el contrario, si es a Dios a quien se aplaude, entonces hay que decir que la liturgia tiene sus modos de alabar a Dios y de expresar el júbilo, y es mediante las aclamaciones, esto es, el canto del Aleluya, del Amén, del Deo gratias, etc.
 
Los aplausos están muy ligados al uso profano. Pongamos un ejemplo. Así como en la liturgia hay modos propios de saludar y no cabe un cotidiano y vulgar “¡Buenos días!”, sino un bíblico (aunque no menos sencillo), “¡El Señor esté con vosotros!”, acompañado de un extender y juntar los brazos por parte del que saluda (como un modo estilizado y litúrgico del abrazo humano), así tampoco caben los aplausos en señal de aprobación o confirmación, o bien como expresión de júbilo, pues estos sentimientos del alma tienen su modo estilizado en las aclamaciones.”
 
“Si bien la alegría pertenece a la vivencia de la fe, la Misa no puede convertirse en un carnaval: no deben vestirse disfraces, y en los textos litúrgicos, determinadas oraciones y la fórmula de consagración debe respetarse el lenguaje original y no deben ser utilizado un lenguaje simplificado o popular” (Cardenal Joachim Meisner).
 

Para leer sobre los gestos y posturas corporales en la Misa (num. 43 en adelante
http://www.vatican.va/…/rc_con_ccdds_doc_20030317_ordinamen…

INSTRUCCIÓN REDEMPTIONIS SACRAMENTUM
Sobre algunas cosas que se deben observar o evitar
acerca de la Santísima Eucaristía.

http://www.vatican.va/…/rc_con_ccdds_doc_20040423_redemptio…

OFICINA PARA LAS CELEBRACIONES LITÚRGICAS
DEL SUMO PONTÍFICE. Observancia de las normas litúrgicas y “ars celebrandi”
http://www.vatican.va/…/ns_lit_doc_20100729_osservanza_sp.h…

El hijo obediente acata las normas de la Iglesia con alegría, el rebelde se deja llevar por el relativismo y el sentimentalismo y se excusa diciendo: “no pasa nada, hay que ser alegres”, “lo que a Dios le importa es que seamos alegres”, “basta con ir a misa, como se lleve acabo no importa”, “que mas da a Dios se le alaba con el corazón”, etc.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS