RADIO EN VIVO

El arzobispo de Acapulco, Leopoldo González González, llamó a los candidatos que ganaron las elecciones a construir el bien común, que no se les olvide que la sociedad fincó en ellos la esperanza de avanzar en la solución de grandes problemas, como la pobreza, violencia, inseguridad, corrupción e impunidad.

En su conferencia de prensa de los domingos, en el comunicado que leyó pidió a los actores políticos que las dificultades postelectorales se resuelvan por la vía institucional, “el tiempo en que el proceso electoral nos hizo tomar partido ya ha quedado atrás, volvamos al esfuerzo por construir unidad, armonía en un orden justo, equitativo, construido desde la rectitud, la solidaridad y la subsidiaridad”.

Sobre la Comisión de la Verdad para el caso Ayotzinapa en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, opinó que el conocimiento de la verdad es fundamental para la tranquilidad y caminar en paz.

El obispo manifestó su gratitud a los candidatos que, de “buen corazón”, informaron a los ciudadanos sus propuestas y deseo de servir, ahora a quienes se les ha elegido para brindar un servicio “la sociedad le finca la esperanza de avanzar hacia la solución de grandes problema, que aquejan a la patria y que también están entre nosotros: la pobreza, violencia e inseguridad; corrupción e impunidad”.

“Es fundamental no olvidar que se trata de un servicio y muy importante. Que no se olvide que es un servicio para orientar sus intereses al bien común, que no se olvide que para realizarlo es con entera responsabilidad, poniendo lo mejor de ustedes mismos”, puntualizó el arzobispo.

A los que resultaron alcaldes electos, les dijo “ante la desconfianza tan generalizada en las instituciones y en también las políticas gubernamentales, el presidente municipal es el primero de los servidores públicos que puede ayudar a rehacer el tejido social, porque es el más cercano a la gente, en conocimiento, en confianza y en el servicio”.

González González recordó dos frases importantes del Papa Francisco, una de ellas es “caminar con su pueblo en medio del pueblo y con el pueblo” y la otra es “el alcalde entre la gente, no se entiende un alcalde que no esté allí, porque él es un mediador en medio de las necesidades de la gente”.

Advirtió del peligro de convertirse en un alcalde que no sea mediador, sino intermediario, pues precisó que el intermediario explota las necesidades de las partes y se queda con algo para él. En tanto, el mediador es el que paga con su vida por la unidad de su pueblo por el bienestar”.

Por ello, exhortó ser un alcalde mediador para que esté entre los ciudadanos, para crear unidad, construir paz y resolver los problemas y necesidades del municipio.

Después, en declaraciones, dijo que la jornada electoral trascurrió de manera pacifica y los ciudadanos salieron a votar con libertad, que el resultado favoreció a los candidatos electos y “sirvió para dejar grande paz y tranquilidad en el ambiente”.

“Los problemas postelectorales tienen una vía de solución y son las instituciones. Mucho ha costado llegar a tener estas instituciones, que siempre serán perfectibles, pero nos ayudan a resolver los problemas de una manera pacífica”, indicó.

Se le preguntó cuáles son las expectativas que se esperan de la alcaldesa electa de la coalición Juntos Haremos Historia, Adela Román Ocampo, y González González respondió que la ciudadanía “fue quien ampliamente, al conocerla, escucharle, ver su proyecto de ciudad; expresó libremente, con entera disponibilidad de que ella fuera quien sirviera en este cargo de autoridad”.

“Ella tiene una trayectoria como magistrada y es de mucho aprecio, que esto ayude en la vida y la justicia pienso que sí, no sólo de un delito que duele mucho (como es el feminicidio), de todo delito y crimen que es una ofensa que daña”, puntualizó el arzobispo.

De la comisión de la verdad, respondió: “El conocimiento de la verdad y el actuar en justicia es fundamental para la tranquilidad, para caminar en paz de la comunidad. En todo lo que abone al conocimiento de la verdad, esclarecimiento de los hechos y fincar responsabilidades en justicia, actuar habiendo conocido la verdad, construye la sociedad”.

En referencia a que el gobierno federal electo adelanta que el programa Prospera dejará de ser asistencialista, declaró: “Es una petición, un anhelo que desde hace mucho tiempo se expresa, ciertamente hay situaciones en las cuales tender la mano para lo fundamental es algo inaplazable. Hay situaciones en las que si no se da el alimento, la familia no come”.

Consideró que en situaciones donde es inaplazable la ayuda asistencial, ésta debe de darse, “más si buscamos que la persona no quede cautiva en su necesidad, se debe ayudar que desde donde se encuentra poco a poco poder mirar por ella misma”, es por ello que “el asistencialismo no debe dejarse cuando la situación lo necesite”.

 

Fuente: Sur Acapulco.

Categorías: Uncategorized

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *