Agenda legislativa cargada de ideología

Los Obispos de México han hecho un llamado a la clase política a reconsiderar las prioridades para sacar adelante al país.

En los últimos días hemos sido testigos de debates legislativos en el Congreso de la Unión, que han terminado en aprobaciones de reformas de ley que afectan directamente a la sociedad mexicana. Varias legisladoras federales del partido en el gobierno, se han empecinado en promover una agenda muy cargada de ideología, con reformas a la Ley de Asociaciones Religiosas, la promulgación de una Ley de Cannabis y la Reforma Constitucional en materia de Género e Igualdad Sustantiva.

En la Ley de Asociaciones Religiosas, la amenaza a la libertad de culto se hizo patente al dictaminar una reforma que castigaría la “discriminación religiosa”. Al cierre de esta edición no se había agendado en el pleno de la Cámara de Diputados la votación de ese dictamen, que hace una intromisión indebida en la autonomía y en los asuntos internos de las Asociaciones Religiosas.

El principio de separación del Estado y las Iglesias, consagrado en el artículo 130, debe regir las relaciones, y debemos recordar que, cuando una persona elige libremente adherirse a una Iglesia, acepta su cuerpo doctrinal y credo; nadie es obligado a pertenecer a una Iglesia que no vaya con sus convicciones personales. Por esta razón, intentar modificar ritos y credos con el argumento de la no discriminación, es una intromisión inconstitucional y un retroceso en materia de Derechos Humanos.

Esta semana fue aprobada en la Cámara de Diputados la Ley de Cannabis, la cual va mucho mas allá de lo que solicitó la Corte al Congreso de la Unión. La Corte pidió despenalizar al consumidor de cannabis, pero el Congreso generó una nueva ley que organiza la producción y distribución de la cannabis (mariguana), legalizando todo un nuevo mercado de estupefacientes que, por el momento, tiene un 3% de consumidores en el país, pero que se prevé que pueda crecer mucho más, afectando a los más jóvenes.

También, en la Comisión de Puntos Constitucionales se aprobó un dictamen para reformar 29 artículos de la Constitución en materia de Género e Igualdad Sustantiva, con el pretexto de apoyar a las mujeres. Pero varias diputadas de diferentes partidos políticos han denunciado que esa mega reforma constitucional viene contaminada con ideología de género; con el uso de conceptos vagos como “libre desarrollo de la personalidad” y “autonomía reproductiva”, en el que cabe el aborto libre.

Inclusive, se estuvo cerca de cambiar el artículo 29 de la Constitución al modificar la no suspensión del Derecho a la Vida, cuestión que fue señalada por el mismo diputado Pablo Gómez como un retroceso en Derechos Humanos, y que finalmente fue retirado con el argumento de un “error involuntario”.

Ante esta agenda peligrosa, los Obispos de México han hecho un llamado a la clase política a reconsiderar las prioridades para sacar adelante al país; hacer a un lado la ideología en lo que se discute en el Congreso; buscar a toda costa el consenso social amplio en temas tan delicados, y sobre todo, favorecer la agenda de unidad.

Los obispos también han pedido a los ciudadanos mantenerse atentos a las definiciones que se están tomando en su representación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: