CUERNAVACA, Mor.- La administración de Cuauhtémoc Blanco Bravo decidió celebrar el 12 de diciembre con una misa en pleno Palacio de Gobierno de Morelos, a la que acudió el exfutbolista, varios secretarios y unos 100 servidores públicos del Poder Ejecutivo local.

La misa fue presidida por el presbítero Gabriel Calderón Ruiz en pleno claustro del Palacio de Gobierno y según las fuentes consultadas, es la primera vez que se realiza un acto de culto que sea publicitado y en el que participe el propio jefe del Ejecutivo estatal.

A la misa acudieron además del exfutbolista, el jefe de la Oficina de la Gubernatura, José Manuel Sanz; la secretaria de Administración, Mirna Zavala Zúñiga; el titular de la Comisión Estatal de Seguridad Pública, el vicealmirante José Antonio Ortiz Guarneros, entre otros.

Al respecto de las críticas que se dieron en redes sociales, el gobernador señaló: “Aquí todos son bienvenidos y creo que esto para nosotros es importante (la Virgen de Guadalupe), creo que es una tradición, yo desde chico, desde que tenía seis años, 10 años viví en una casa de lámina y lo más bonito es festejar a la Virgen de Guadalupe, creo que todos nos cooperábamos”.

Hizo referencia a los enfrentamientos entre su antecesor el perredista Graco Ramírez y el obispo de Cuernavaca, Ramón Castro, quienes rompieron relaciones. “Si en algún momento algunos tuvieron problemas, como lo dijo ahorita el padre, con el Obispo y todo, nosotros, ya lo hemos dicho muchas veces: aquí las puertas de las oficinas están abiertas para todos y la verdad que estamos muy contentos, toda la gente que está aquí son católicos”.

Aseguró que quienes organizaron la misa de esta mañana fueron funcionarios de su gobierno: “Quien organizó todo fue Servicios Generales y con mucho gusto les abrimos las puertas, fue por parte de los trabajadores, a mí me invitaron y yo con mucho gusto acepté porque al final de cuentas como te menciono es una tradición, yo se lo estaba diciendo ahorita a José Manuel Sanz, yo fui monaguillo cuando tenía, 9 o 10 años allá donde yo nací, donde yo crecí y es parte importante de todos los católicos”.

Dijo finalmente que “respeto a todas las iglesias y al final de cuentas lo más bonito es esto, la convivencia que trae a toda la gente y te genera muchísima paz, la verdad que esto es una tradición de hace mucho tiempo, hay muchos que tienen mandas, se van, se avientan a lo mejor uno o dos días, cuando yo vivía en Tepito también veía pasar a todos los peregrinos y la verdad que es padre, es muy motivante porque ellos se van a hacer sus mandas, sus encomiendas y para nosotros es importante”.

Por su lado, el sacerdote que ofició la misa, Gabriel Calderón, se dijo sorprendido de la celebración.

Aseguró que es sacerdote jubilado y que le pidieron celebrarla y dijo que sí. De acuerdo con él, es la primera vez que se celebra una misa al interior de un edificio público: “Yo estoy desde Don Sergio (Méndez Arceo) , yo vine aquí en el 66 y siempre Don Sergio decía todas las cosas deben hacerse en su lugar y todos tomamos la opinión de que en las iglesias y de repente ya vamos viendo esto y con esto más todavía”.

Fuente: Proceso.

Categorías: Uncategorized

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: