El papa Francisco animó hoy a continuar la tradición del portal de belén en casas y en espacios públicos y a revalorizarla allí donde haya caído en desuso, en su carta apostólica ‘Admirabile signum’ sobre el significado de esa costumbre.

«Quisiera alentar la hermosa tradición de nuestras familias que en los días previos a la Navidad preparan el belén, como también la costumbre de ponerlo en los lugares de trabajo, en las escuelas, en los hospitales, en las cárceles, en las plazas», reza el documento publicado hoy, comienzo del Adviento.

Francisco firmó esta carta apostólica en la localidad de Greccio, a unos cien kilómetros al norte de Roma y en cuyas grutas, según la tradición, San Francisco de Asís recreó el primer portal de belén en 1223, dando origen a esta tradición navideña.

En su misiva, el Papa apunta que el belén «es realmente un ejercicio de fantasía creativa, que utiliza los materiales más dispares para crear pequeñas obras maestras llenas de belleza» que sirven para transmitir la fe de generación en generación.

«Espero que esta práctica nunca se debilite; es más, confío en que, allí donde hubiera caído en desuso, sea descubierta de nuevo y revitalizada», augura. El Papa ha repasado el significado del portal, la simbología de todos sus personajes y elementos, y lo considera «una llamada» a seguir a Jesús «en el camino de la humildad, de la pobreza, del despojo».

En este sentido hace especial hincapié en el papel de los pobres en el belén, como pastores o mendigos: «Son los privilegiados de este misterio y, a menudo, aquellos que son más capaces de reconocer la presencia de Dios en medio de nosotros», sostiene.

Categorías: Uncategorized

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: