Lamenta atentados en Sri Lanka en el día de la Pascua de Resurrección; pide poner fin a la injusticia y violencia en Venezuela y países con conflictos armados.

CIUDAD DEL VATICANO.-No es fácil hablar de paz el día de la Pascua de Resurrección después de los atentados a hoteles e Iglesias en Sri Lanka.

Sin embargo, el papa Francisco, con el “arma” de la imploración y la plegaria, lanzó su tradicional mensaje “Urbi et Orbi” (a la ciudad y al mundo) en la plaza de San Pedro ante miles de fieles.

Un mensaje dirigido en particular a los numerosos escenarios de conflicto armado y violencia, de hambre e injusticias.

Al final de su mensaje, desde el balcón central de la Basílica de San Pedro, Francisco condenó los brutales atentados de Sri Lanka, pensando “especialmente en la comunidad cristiana”. Un mensaje especial lo dirigió a América Latina, en particular a Venezuela y Nicaragua.

“Pienso preocupado en la población venezolana “y a tantas personas carentes de las condiciones mínimas para llevar una vida digna y segura. Que el Señor -imploró- conceda a quienes tienen responsabilidad política, trabajar para poner fin con las injusticias sociales, abusos y violencia, y tomar medidas concretas para sanar las divisiones y dar a la población la ayuda que necesita”.

Para Nicaragua, Bergoglio pidió que la Pascua “ilumine los esfuerzos que se están realizando para encontrar lo antes posible una solución pacífica y negociada en beneficio de todos los nicaragüenses”.

Como siempre, Bergoglio se refirió a los varios focos de tensión y violencia en el mundo, comenzando por Siria, “víctima de un conflicto que continua y amenaza con hacernos caer en la resignación e incluso en la indiferencia”, auspiciando, como en todos los demás países donde reina el conflicto, una solución política de las controversias.

Francisco se refirió al Medio Oriente, “desgarrado por continuas divisiones y tensiones”, y una mención especial la dirigió al pueblo de Yemen, “sobre todo a los niños, exhaustos por el hambre y la guerra”, pidiendo “al Señor que ilumine a los gobernantes y a los pueblos de la región, empezando por israelíes y palestinos, y los aliente a buscar un futuro de paz”.

La lista es larga de los teatros de guerra, muerte y destrucción también en África.

En este contexto, el pontífice mencionó especialmente a Libia, Burkina Faso, Mali, Níger y Camerún, así como a Sudán. A los “líderes de las naciones”, instó a trabajar para poner fin a la carrera armamentista y su preocupante propagación, especialmente en los países más avanzados económicamente”.

Finalmente, frente “a los numerosos sufrimientos de nuestro tiempo”

Francisco pidió “al Señor de la vida que no nos encuentre fríos e indiferentes. Que haga de nosotros constructores de puentes y no de muros”.

 

🌿Si todavía no has bajado la app de eterna efusión puedes hacerlo dando click aquí http://eternaefusion.com/app.html 👈
y disfruta de nuestra radio online 🎙😃

 La música que te gusta en www.eternaefusion.com🌿

Categorías: Uncategorized

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: