RADIO EN VIVO

El Prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, Cardenal Kevin Farrell, aseguró que el Encuentro Mundial de las Familias (EMF) que hoy se inicia en Irlanda no busca escribir una nueva doctrina.

“La jornadas de Dublín, el congreso, la fiesta de los testimonios y el encuentro con el Papa no tienen como objetivo escribir un nuevo magisterio, doctrina, ni mucho menos modificar lo que es el patrimonio de la Iglesia”, aseguró el Purpurado de origen irlandés en entrevista concedida al diario Avvenire de los obispos italianos.

Lo que sí busca el EMF es “mostrar en la praxis de muchos cómo la cultura de la vida está al centro de la familia, recurso preciosísimo de la sociedad, primero que nada de la Iglesia, comenzando por la acogida y el cuidado de la vida naciente”.

En su opinión, “los testimonios son más eficaces que las enseñanzas teóricas porque muestran que el amor conyugal cristiano es posible y bello: es la alegría de amar y ser amados, no solo en el recibir sino sobre todo en el dar, hacer el bien, incluso a costa del sacrificio”.

El Cardenal Farrell dijo también que “las muchas experiencias que escucharemos en Dublín –representativas de varias situaciones y varios países– mostrarán sobre todo esto: el rostro concreto de personas que, con humildad y confianza, se esfuerzan en crecer; veremos también que este llamado de la vida no se dirige solo a las familias que viven ‘situaciones de fragilidad e imperfección’, sino también para las ‘regulares’”.

“Ninguna pareja, ninguna familia es perfecta. Todas necesitan la gracia de Dios, todas son amadas por él y a todas la Iglesia ofrece el acompañamiento pastoral para su camino”, subrayó.

El EMF 2018 lleva como título “El amor al centro de la familia” y tiene como base de sus reflexiones la exhortación apostólica postsinodal Amoris laetitia del Papa Francisco.

El Purpurado resaltó que el capítulo cuarto de la exhortación titulado “El amor en el matrimonio” es “fundamental porque hoy la palabra ‘amor’ es fácilmente equivocada o distorsionada, mostrándola simplemente como un sentimiento, o incluso como la simple atracción física. Por ello es más necesario que nunca redescubrir su pleno significado, que es el de querer y lograr el bien del otro y alegrarse por eso”.

En los dos días en que el Santo Padre estará en Irlanda, el sábado 25 y el domingo 26, pronunciará seis discursos: una homilía, tres discursos propiamente dichos, un ángelus y una intervención en el encuentro con las parejas.

También se reunirá con algunas víctimas de abusos sexuales cometidos por miembros del clero.

Categorías: Uncategorized

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *