Acapulco, Gro. A un año del asesinato de los sacerdotes guerrerenses Iván Añorve Jaimes y Germain Muñiz García, representantes eclesiásticos que integran la Arquidiócesis de Acapulco exigieron el esclarecimiento de dicho crimen.

Los sacerdotes Iván Añorve Jaimes, párroco de La Sagrada Familia, en Las Vigas, municipio de San Marcos; y Germain Muñiz García, párroco de Mezcala, fallecieron la madrugada del 5 de febrero, luego de ser atacados a balazos por hombres armados en el tramo carretero Taxco-Iguala.

En comunicado firmado por el arzobispo de Acapulco, Leopoldo González González; así como por el obispo de la Diócesis de Chilpancingo y Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, los líderes eclesiásticos recalcaron que los sacerdotes asesinados nunca estuvieron vinculados a ningún grupo delictivo, en ningún lugar, especialmente, donde ejercieron su ministerio.

Manifestaron que a un año de la muerte de los sacerdotes “exigir la verdad de estos hechos, así como pedir que se esclarezcan tantos crímenes y asesinatos ocurridos a lo largo de 2018 y años anteriores, es congruente con nuestra misión de trabajar a favor de la construcción de la paz y la reconstrucción del tejido social en nuestro estado, ya que la verdad siempre dará salud y libertad a un pueblo”.

También expresaron agradecimiento por el apoyo brindado por el gobierno del estado para el traslado de los cuerpos de los sacerdotes a sus lugares de origen.

Los representantes eclesiásticos expresaron que “juzgamos necesario que, sin poner en riesgo los procesos de investigación, la Fiscalía General del Estado informe a la comunidad los avances en la identificación y búsqueda de quienes cometieron estos crímenes. El pueblo necesita saber que las autoridades e instituciones, responsables de la seguridad e impartición de justicia, están trabajando para protegerlo y cuidarlo, así como estar seguros de que la impunidad ya no es una constante en la impartición de Justicia”.

González González y Rangel Mendoza hicieron un llamado a las autoridades responsables de la investigación, para que den un informe del estado que guarda el asunto, así como celeridad de los procesos en contra de los responsables de estos hechos.

Por último, señalaron que “hacemos nuestro el reclamo de la sociedad en que vivimos, de tener un ambiente de paz, tranquilidad y seguridad”, y también hicieron un llamado a la conversión a quienes con sus crímenes y delitos siembran dolor y muerte.

Categorías: Uncategorized

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: