RADIO EN VIVO

El Arzobispo de los Ángeles (Estados Unidos), Mons. José Gomez, indicó que una de las lecciones que deja el Sínodo de los Obispos para la Iglesia Católica es que debe acompañar a los jóvenes para que descubran el Plan de Dios para sus vidas.

En su reciente reflexión, el Prelado indicó que “el sínodo nos ha estado alentando a todos nosotros, los que formamos parte de la Iglesia, a que hagamos un renovado compromiso de caminar con nuestros jóvenes”.

Mons. Gomez indicó que la palabra “acompañamiento” ha sido una de las consignas de este sínodo, que se ha desarrollado en Roma del 3 al 28 de octubre.

El Arzobispo de Los Ángeles explicó que “acompañar a los jóvenes significa llamarlos a la conversión como Jesús lo hizo, llamarlos a abrir sus corazones y a cambiar sus vidas para que puedan conocer el amor de Dios y el plan que Él tiene para la felicidad de ellos”.

“Y al avanzar juntos, siempre debemos tener en cuenta que nuestro viaje tiene un destino. Estamos en camino hacia Dios, nuestro Padre, que es la fuente del amor y la razón y el significado de nuestras vidas”, agregó.

El Prelado señaló que “siempre que acompañamos a los jóvenes en la Iglesia, estamos caminando con Jesucristo, siguiéndolo con amor, viviendo de acuerdo con sus palabras, enseñanzas y ejemplo”.

“De hecho, únicamente podemos llegar a nuestro destino siguiendo el camino que Él nos muestra. Si no estamos caminando juntos y no vamos siguiendo su sendero, sólo estaremos caminando en círculos”, prosiguió.

Mons. Gomez destacó la importancia del acompañamiento a los jóvenes, porque actualmente “las penas del mundo, los escándalos, el materialismo abrumador y el consumismo de nuestra sociedad tecnológica tienden, todos ellos, a cegarnos a la presencia de Dios, a cualquier percepción de que existe una dimensión que trasciende a la realidad”.

“De muchas maneras prácticas, vivimos en un mundo en el que Dios ya no importa. Y se vuelve más difícil creer que en la realidad que percibimos hay algo más de lo que podemos ver y experimentar con nuestros sentidos”, precisó.

En ese sentido, el Prelado recordó que en la Iglesia Católica “tenemos la verdad y el mundo está esperando nuestro testimonio. Pero no podemos compartir lo que no estamos viviendo”.

Es necesario, manifestó, “creer que solo Jesús tiene las palabras de la vida, que en sus enseñanzas encontraremos”.

“Esto es lo que los jóvenes buscan en la Iglesia: líderes en quienes puedan confiar para que les digan la verdad sobre la vida”, indicó.

“Estos jóvenes quieren conocer la verdad. La verdad real, no nuestras ideas o preferencias personales. Ellos no quieren que se les diga lo que nosotros pensamos que ellos quieren escuchar. Los jóvenes quieren saber cuál es respuesta que Jesús da”, resaltó.

Para el éxito de ese reto, Mons Gomez invitó a imitar a San Juan Pablo II, quien “no tenía miedo de hablar fuerte con los jóvenes. Él los llamó a la grandeza, pero quería también que fueran realistas”.

“El camino de Jesús puede llevarnos a la cruz, pero no hay otra manera de encontrar la verdad y la vida, decía él”, recordó.

Puede leer la reflexión completa AQUÍ.

Categorías: Uncategorized

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *