En la actualidad la ola de violencia e inseguridad que se vive en León ya no respeta ni a la iglesia, pues los templos han sido objeto de robos de alcancías, de imágenes religiosas y hasta intento de extorsiones a los párrocos; señalan como causa de esto la descomposición que ha tenido la familia.

“Hay que reconocer la situación que vivimos en nuestro estado, pues es una situación que ha ido aumentando lamentablemente ese tipo de violencia y pues esto llega a todos, incluidos nosotros que con los templos que son de la comunidad, que son lugares sagrados y eso es lo que a mí me preocupa y me entristece que algunos hermanos nuestros de la sociedad hayan perdido el sentido de lo sagrado”, comentó el Arzobispo de la Arquidiócesis de León Alfonso Cortés Contreras.
Indicó que las iglesias en León principalmente se han convertido en víctimas de robos de alcancías, seguido de imágenes religiosas e incluso algunos párrocos han recibido llamadas de extorsión.

“Muchos de ellos van por las alcancías, nosotros vivimos de la limosna, la iglesia vive de la caridad, entonces van y quieren robarlas; se meten a las casas de las oficinas y se roban los pocos instrumentos de trabajo que se tienen, pero lo más delicado y más triste es el ofender la sagrada eucaristía; no hemos tenido mucho robo de imágenes, pero también se ha dado; extorsiones pocas, sí se han dado por teléfono, pero gracias a Dios no ha pasado más de eso”.

Para ello exhortó a la sociedad en abrir los ojos y preocuparse del deterioro moral que hay, el cual comenzó con el deterioro del entorno donde se vive, siguiendo por el entorno de la familia y de la ciudad, donde es común la falta de respeto hacia los bienes ajenos y hacia la misma persona. Ante esto las iglesias como medida de prevención han tenido que cerrar sus puertas en horarios que anteriormente recibían a los fieles.

“Yo creo que por prevención a veces cierran al medio día, otros cierran un poco más temprano y estamos viendo porque no podemos tampoco no mantenernos al servicio de la comunidad”, concluyó.

 

Categorías: Uncategorized

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: