Preside el Papa Francisco un Viacrucis reducido en una plaza vaticana vacía

El Papa Francisco presidió un reducido Viacrucis que se llevó a cabo el viernes en una plaza de San Pedro vacía debido a las restricciones por el coronavirus, donde el pontífice escuchó a los niños contar sus miedos y sueños.

Fue el segundo año consecutivo en que la procesión, que conmemora las últimas horas de la vida de Jesús, no se lleva a cabo en el Coliseo de Roma desde que el Papa Pablo VI reintrodujo la tradición actual de la Pascua en 1964.

Velas en forma de una gran cruz salpicaban una plaza de San Pedro vacía, donde solo participaron unas 200 personas sentadas a ambos lados del Papa, inmediatamente frente a la Basílica de San Pedro.

Diferentes grupos escriben las meditaciones cada año. Esta vez fueron escritas por scouts de la región de Umbría y alumnos de una escuela en Roma, la mayoría de ellos aún niños.

Los niños leen meditaciones mientras un pequeño grupo se detiene 14 veces alrededor de la plaza para marcar cada una de las «Estaciones de la Cruz». La primera muestra cuando Jesús fue condenado a muerte por Poncio Pilato y la última cuando fue enterrado en una tumba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: