Sabana Santa, la reliquia más importante (DATOS INCREÍBLES)

Esta es la Sábana Santa, que muchos consideran la reliquia más importante de la Pasión.

Podría ser el lienzo que envolvió el cadáver de Cristo en el sepulcro.

Luego, con la Resurrección, su figura habría quedado estampada en la tela. 

Técnicamente es un lienzo de lino de 441 centímetros de largo y 113 de ancho. 

Tiene manchas de sangre y lleva impregnada la imagen de un hombre torturado y posteriormente crucificado.

El relato que cuentan esas heridas coincide con la historia de la Pasión: El hombre de la Sábana Santa llevó una corona de espinas, fue azotado, llevó un enorme peso en la espalda y fue apuñalado cuando estaba muerto. 

Emanuela Marinelli es una de las mayores expertas del mundo sobre este objeto único.

EMANUELA MARINELLI
Experta en la Sábana Santa
“Estos coágulos, estas costras de sangre que tenía el pobre cuerpo en su piel, se diluyen y se ha calculado en cuanto tiempo se produjo este fenómeno de acuerdo con lo que nos muestra la Síndone: entre 36 y 40 horas, justo el tiempo que el cuerpo de Jesús ha pasado en el sepulcro“.

En 1988 fueron analizados fragmentos de la Sábana Santa con la prueba del Carbono 14, y la pieza fue datada en el siglo XIV.Pero varios expertos denunciaron irregularidades en la selección de fragmentos y en su análisis que invalidaron el proceso. 

El misterio sigue abierto pues nadie ha conseguido explicar cómo se fijó esa imagen tan precisa de la historia del crucificado en la tela. 

Aunque la Iglesia no se ha pronunciado definitivamente sobre su autenticidad, sigue venerándose en la catedral de Turín, en Italia. Allí está desde el año 1578 y se expone sólo en circunstancias extraordinarias.

Juan Pablo II la visitó en 1998 y dijo que era un “espejo del Evangelio”.

Benedicto XVI fue más allá y la denominó “icono del Sábado Santo”.

También el Papa Francisco rezó en silencio ante ella y no quiso marcharse sin acercar su mano a la reliquia.

Para unos, es un falso histórico. Para otros, es una reliquia. Un misterio abierto encerrado en las cicatrices que dejó una brutal tortura, de un hombre que luego murió en una cruz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: