RADIO EN VIVO

Pbro. Lic. Juan Carlos Flores Rivas

Hace un año Acapulco entraba en la “era Francisco”, cuando el Santo Padre nombraba como nuevo arzobispo de Acapulco al entonces Obispo de Tapachula, Monseñor Leopoldo González González.

Quienes ya lo conocían desde sus etapas morelianas de formación, lo calificaban de “un angel”; quienes analizaban su trayectoria eclesiástica en las redes sociales, lo ubicaban como miembro del “grupo Morelia”. Miembros ilustres de su antiguo presbiterio en Tapachula, le calificaban como “hombre honesto, no es para nada influenciable”.

El 28 de agosto de 2017, ingresaba apoteósicamente a Acapulco por una de las zonas símbolo, calificada polígono de violencia, la Colonia Emiliano Zapata, allí el Presbítero José Jesús Mendoza Zaragoza lo invitaba a “ser compañero solidario en nuestro camino de dolor y esperanza”.

Muchas expectativas estaban presentes, algunas se han visto felizmente realizadas a un año de su presencia entre nosotros. Veteranos presbíteros le agradecieron públicamente “su bonito carácter, nunca lo pierda!, nos recuerda a otro buen pastor de la grey guerrerense, al Siervo de Dios Monseñor Leopoldo Díaz Escudero”.

Otras, continúan a la espera de respuestas. Miembro o no del “grupo Morelia”, lo cierto es que la sombra del antiguo arzobispo está presente. En el ejercicio del poder civil, se acostumbran evaluaciones útiles para recoger anhelos y esperanzas que faltan por cumplirse, en el caso de la arquidiócesis, éstas están en marcha.

Ha recorrido todas las parroquias, ha encontrado a todos los niveles de la Iglesia arquidiocesana. A un año de distancia tiene una visión ponderada de la realidad orgánica de la costa guerrerense. Su corazón de padre, herido por la muerte de un joven presbítero. Testigo de una violencia que parece no tener fin. El presbiterio lo ha asimilado, a pesar de las previsiones poco halagüeñas vertidas en algunas redes sociales. Pastor sensible, hay esperanza en la Iglesia de Acapulco. ¡Gracias Padre Arzobispo Leopoldo! Contigo, “todavía mantenemos el tesoro de la esperanza entre nosotros, pues aún no nos lo han podido robar”.

Categorías: Uncategorized

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *